Laura, 5 años.

Aquí está la más pequeña tocando y cantando (¡a la vez!) una de sus primeras partituras. Fortalece las manos, mejora la entonación y la coordinación, y lo más importante, ¡disfruta de la música!

A %d blogueros les gusta esto: