¡Continúan las buenas noticias! Tras preguntarle a Laura si quedó contenta con la primera clase me respondió que sí. Tanto le gustó que me ha pedido recibir dos horas a la semana de clases de piano. ¡Así da gusto trabajar!

A %d blogueros les gusta esto: