Mientras otros niños estarían jugando con los productos de este centro comercial, gritando, haciendo travesuras, etc., Jake Clayton se entretuvo y sorprendió a los clientes tocando en el piano csárdás (pronunciado “chardash”), un baile tradicional húngaro. El más conocido es este, composición epónima de Vittorio Monti.

A %d blogueros les gusta esto: