Una de las mayores alegrías que nos puede dar un alumno/a a cualquier profesor/a de música es, sin duda, demostrar que posee buen oído musical. Este ha sido el caso de Inés, quien después de haber aprendido el “Himno a la Alegría” siguiendo la digitación correspondiente, es capaz de tocarla perfectamente sin recurrir a la partitura. Los ejercicios previos de Lenguaje musical han dado sus frutos. Estoy muy contenta por poder compartir con todos vosotros buenas noticias como esta en Musiqueando con María.

Ya hemos comenzado a trabajar esta pieza con dos manos para que se acostumbre a tocar en equipo y, además, mejore la percepción auditiva, ya que, mientras toca su parte correspondiente (ya sea con la mano izquierda o la derecha, siempre alternamos) tiene que escuchar también lo que yo toco.

A %d blogueros les gusta esto: