Una vez asimilados los ritmos de subdivisión tanto binaria y como ternaria hemos empezado a estudiar lecciones en las que se combinan ambos. Aunque no es una tarea fácil, puesto que, como en este caso, también hay que solfear el nombre de las notas, con trabajo y paciencia conseguiremos mejorar. Pasito a pasito se hace el caminito.

A %d blogueros les gusta esto: