Durante las últimas semanas he estado buscando material para elaborar actividades musicales relacionadas con las emociones y los idiomas (me centraré en el Inglés y en el Gallego). Hoy los pequeños piratas han escuchado una canción en Inglés mientras se movían al ritmo de la música y, al dejarse llevar, incluso intentaron cantar la letra (¡escuchad, escuchad!), señal muy positiva.

Mi objetivo con este tipo de actividades es, además de pasarlo bien cantando y bailando (algunas incluirán movimiento corporal), escuchar canciones en diferentes idiomas para que vayan acostumbrando el oído y así les resulte más fácil aprenderlos, ya desde pequeñitos.

A %d blogueros les gusta esto: