Ahora que Inés ya ha asimilado los patrones básicos de percusión corporal, hemos avanzado un paso más, modificando las secuencias para enriquecerlas y mejorar la concentración. De momento sólo hemos introducido los chasquidos con dedos, ya que es un paso sencillo y divertido para un primer acercamiento. Anteriormente habíamos practicado ya patrones en canon.

Esta semana he empezado a practicar ejercicios de percusión corporal con Laura (6 años) y, como no podía ser de otra forma, ha respondido positivamente, razonando incluso cuestiones de coordinación y lateralidad. ¡Esto promete!

A %d blogueros les gusta esto: