Alan Warburton es el creador de esta animación, inspirada en la grabación del pianista francés Pierre-Laurent Aimard, de la obra maestra de Bach: “Preludio y Fuga n° 1”, del Clave bien temperado. El periódico El País hizo eco del disco correspondiente. La realización de la animación y la creación de los modelos 3D de luz le llevó diez semanas. Dedicó 15 minutos a cada cuadro por los miles de cálculos que necesitó hacer par ajustar las notas a las luces.

Personalmente, el preludio me trae fantásticos recuerdos, ya que fue una de las obras que interpreté en la misa de las bodas de oro de mis abuelos. Aprovecho para dedicarle esta publicación a mi abuelo, esté donde esté.

A %d blogueros les gusta esto: