Miércoles, 19 de Agosto: finalizo la clase de piano con Carmen a las 12:00, vengo a la habitación para estudiar Inglés y a las 13:42 recibo un Whatsapp suyo:

“Mira un nuevo invento para aprenderse el trozo más complicado de la “Para Elisa”.

Invento Para Elisa

En dicho mensaje adjuntó esta foto, en la que podéis ver varios marca páginas pegados en las teclas para indicar diferentes posiciones de la mano izquierda. Al igual que la mayoría de los alumnos de Musiqueando con María, Carmen interpreta tanto piezas que ella misma escoge, como algunas que yo le propongo, porque si un alumno/a está contento y satisfecho con el repertorio, el avance se va a producir, más rápido o más lento, pero se va a percibir claramente un avance.

El hecho de disfrutar preparando las clases, conseguir transmitir a los alumnos ilusión y afán por aprender música y observar los buenos resultados me motiva para seguir esforzándome día a día. Como bien explica el artículo de Gran Pausa, titulado “La motivación para estudiar debe venir del alumno, no del profesor o los padres”, no debemos aprender música por obligación, sino para disfrutar, por placer.

A %d blogueros les gusta esto: