La semana pasada Alonso (8 años) se fue con el libro de piano que estamos trabajando en clase debajo del brazo para poder practicar en casa tranquilamente. ¿Cuál fue mi sorpresa? Trajo preparadas más de la mitad de las canciones del libro, colocando las manos perfectamente en las teclas e incluso formulándome preguntas sobre algunas partituras. Teniendo en cuenta que asiste a esa hora con Laura (7 años) y, por tanto, podemos intercalar el estudio, mi decisión fue sencilla y rápida: estuvimos prácticamente toda la hora a tocando el piano. A continuación os muestro dos dúos instrumentales, con los que pretendo que desarrollen el oído y que se acostumbren, ya desde pequeños, a trabajar en equipo.

A %d blogueros les gusta esto: