Como vosotros mismos habréis podido comprobar, la estructura de las canciones pop es muy sencilla. Su estructura mínima está formada por verso y estribillo. Posteriormente se le agregan distintos elementos para decorar y agregarle tensión y ambiente. la letra se desarrolla en los versos mientras que en los estribillos se usa para destacar la idea de la canción expresada en una frase o “refrán”. La introducción, el pre-estribillo y el puente son elementos opcionales, que pueden estar o no presentes, pero sirven para decorar la canción, generar ambiente, tensión y clímax o una ruptura. Los elementos no son obligatorios a la hora de componer una canción y cada músico los utiliza a su gusto.

El vídeo que os muestro hoy explica las características explicadas anteriormente con música que lo ejemplifica (más información en este enlace):

Si no lo habéis hecho ya, os recomiendo que veáis los vídeos que he publicado de Aldo Narejos (tres enlaces, cliquead en el título para acceder): “¿En qué se parecen la música comercial y las hamburguesas?”, “Los videoclips y su poder adoctrinador”, “Así se afinan las voces de los famosos”.

A %d blogueros les gusta esto: