Tras unos meses dedicados específicamente a la musicografía Braille (ver la historia de mis comienzos de mi experiencia con dicho sistema), al movimiento corporal, por supuesto a cantar y también al ritmo, en las últimas semanas Valentina ha empezado a dar sus primeros pasos con el piano: busca todas las teclas de la nota Do en el piano y toca el pentacordo de Do Mayor (notas do-re-mi-fa-sol) ascendente y descendente, como podéis comprobar en el siguiente vídeo (¡cantando y todo!):

En cuanto a sus progresos con la musicografía Braille… qué decir: ¡los niños son como esponjas! Pese a la dificultad que conlleva la musicografía Braille puedo afirmar y estar orgullosa de ella porque, en apenas unos meses, con menos de una hora a la semana dedicada a ello sólo le falta por aprender la nota Si. Estos progresos nos facilitan enormemente la lectura de las notas, ya que las modificaciones en Braille para indicar los valores rítmicos son pequeñas; en este sentido he de decir que ya diferencia con cierta facilidad las negras y las corcheas, leyendo por ejemplo, Do negra, Re corchea, Mi corchea, Fa negra. La semana pasada empezamos a practicar con la máquina Perkins, y éste es el resultado:

Ejercicios de musicografía Braille con la máquina Perkins

Aprovecho esta ocasión para comentar que estoy interesada en adquirir una máquina Perkins. Si alguien tiene una o conoce a alguien que no la utilice estoy dispuesta a comprarla, por un módico precio. Podéis poneros en contacto conmigo a través del teléfono 617174493 o del correo musiqueandoconmaria@gmail.com.

Máquina Perkins

A %d blogueros les gusta esto: