Uno de los bloques fundamentales para trabajar con los más pequeños es el de música y movimiento.

Los alumnos de Musiqueando con María, además de tocar el piano, realizan actividades muy variadas para aprender lenguaje musical (juegos, solfeo, fichas, etc.). Considero fundamental practicar música y movimiento de diferentes formas; el objetivo de las actividades de hoy consistía en llevar el ritmo constante de las canciones que escuchaban, previo aprendizaje de los compases.

Nico y Alba agitando pañuelos al ritmo de la música

 

En la primera actividad se trataba de marcar el pulso botando una pelota, ejercicio que resulta un poco complicado cuando el pulso es lento, ya que los movimientos son más largos, incluso con ciertas pausas para “hacer tiempo” y que el balón percuta el suelo en el momento justo del pulso.

Como podéis comprobar en el siguiente vídeo, Nico lo ha hecho realmente bien. Os animo a que probéis vosotros a practicarlo con esta canción, que es por cierto, uno de los grandes temas de la historia de la música: Purple Rain, de Prince.

Intento combinar aprendizaje con cultura musical.

La segunda, más sencilla, consistía simplemente en agitar pañuelos marcando el ritmo, ya fuera imitando el movimiento de un director de orquesta, con un brazo hacia delante y otro hacia atrás (como si estuvieran andando), etc. La canción que sonó en este caso fue “Sing”, de Travis.

 

A %d blogueros les gusta esto: