Así trabajo musicografía braille con Valentina

Así trabajo musicografía braille con Valentina

Este curso Valentina ha despegado. Hoy os cuento los comienzos de mi experiencia con la musicografía braille y el resultado de la práctica.

Musicografía braille

Musicografía braille

COMIENZO DE LA EXPERIENCIA

Mi interés por la musicografía braille me llevó, allá por el año 2014, a contactar con la ONCE para formarme y poder enseñar música a los ciegos. No hay mejor demostración que el propio correo que les envié en aquella época (he borrado mi presentación):

Primer contacto con la ONCE

Primer contacto con la ONCE

A los pocos días me contestó, muy amablemente, el responsable de la sección musical, José Luis, quien adjuntó, para mi sorpresa, un archivo con musicografía braille. Lo imprimí al momento, y empecé a a analizar las partituras, viendo la correspondencia de las partituras con las de braille.

Respuesta JL ONCE

Respuesta de José Luis

Lejos de echarme atrás, mi reacción fue interesarme más y pedir más material, llegando a quedar personalmente con José Luis: me informó cómo debía darles ciertas indicaciones a los ciegos, cómo solía ser su reacción con la música debido a su enorme sensibilidad en este mundo, etc.

Tras una pausa de un año contactó conmigo la madre de Valentina, para preguntarme si le podía dar clase de música, petición que acepté con mucho agrado. Es curioso, y ya le he comentado el siguiente detalle a varios amigos: cuando su madre me dio las gracias por haber aceptado ser la profesora de su hija, ya que no todo el mundo está dispuesto a aprender el sistema Braille, le respondí que las gracias se las tenía que dar yo, puesto que me considero muy afortunada por llevar a la práctica mis conocimientos y continuar avanzando y aprendiendo en todos los sentidos.

MUSICOGRAFÍA BRAILLE

Sois muchos los que me habéis preguntado en qué consiste la musicografía Braille (ver documentos). Por eso, además, de mostraros varias fotos, la propia Valentina os va a mostrar cómo funciona la máquina Perkins, y yo os explicaré cómo se escriben las notas y las figuras musicales. Por si os apetece verlo con calma, inserto varias imágenes con información básica.

En el siguiente vídeo, Valentina nos enseña una máquina Perkins: sus partes, cómo funciona, etc. y, entre las dos, explicamos cómo se escriben las notas musicales y las figuras en musicografía braille.

 

Valentina muestra una máquina Perkins

 

Notas y silencios braille

Ejemplo de partitura
Para terminar, os invito a acceder a otras secciones de mi blog:

 

¡Un abrazo musical!

Avances de Valentina con la musicografía Braille y primeros pasos con el piano

Tras unos meses dedicados específicamente a la musicografía Braille (ver la historia de mis comienzos de mi experiencia con dicho sistema), al movimiento corporal, por supuesto a cantar y también al ritmo, en las últimas semanas Valentina ha empezado a dar sus primeros pasos con el piano: busca todas las teclas de la nota Do en el piano y toca el pentacordo de Do Mayor (notas do-re-mi-fa-sol) ascendente y descendente, como podéis comprobar en el siguiente vídeo (¡cantando y todo!):

En cuanto a sus progresos con la musicografía Braille… qué decir: ¡los niños son como esponjas! Pese a la dificultad que conlleva la musicografía Braille puedo afirmar y estar orgullosa de ella porque, en apenas unos meses, con menos de una hora a la semana dedicada a ello sólo le falta por aprender la nota Si. Estos progresos nos facilitan enormemente la lectura de las notas, ya que las modificaciones en Braille para indicar los valores rítmicos son pequeñas; en este sentido he de decir que ya diferencia con cierta facilidad las negras y las corcheas, leyendo por ejemplo, Do negra, Re corchea, Mi corchea, Fa negra. La semana pasada empezamos a practicar con la máquina Perkins, y éste es el resultado:

Ejercicios de musicografía Braille con la máquina Perkins

Aprovecho esta ocasión para comentar que estoy interesada en adquirir una máquina Perkins. Si alguien tiene una o conoce a alguien que no la utilice estoy dispuesta a comprarla, por un módico precio. Podéis poneros en contacto conmigo a través del teléfono 617174493 o del correo musiqueandoconmaria@gmail.com.

Máquina Perkins

3 formas diferentes de recibir educación musical

3 formas diferentes de recibir educación musical

Los alumnos de Musiqueando con María reciben una educación musical acorde con su edad.

Actitud

Todo en la vida, más que aptitud, es una cuestión de actitud

Son mis pequeñas fierecillas, con las que disfruto cada tarde descubriendo nuevos sonidos, potenciando la memoria, riéndonos, concentrándonos adivinando notas y ritmos… Y cada uno realiza diferentes actividades, en función de su edad y sus gustos: sonidos de la granja, cuentos musicales, solfeo cantado, musicografía braille, piano…

Vega, la benjamina del grupo, está descubriendo nuevos instrumentos, como el cencerro, y escuchando el sonido de diferentes animales.

Vega tocando el cencerro

 

Vega descubre los sonidos de la granja

 

Tiene la edad ideal para aprender el crescendo y el decrescendo. en este caso a través de un cuento con canción incluida, cuyos protagonistas son los personajes Plim y Plom: Plim es un punto pequeñito, mientras que Plom es muy grande; para poder realizar visitas a las respectivas casas tuvieron que pedirle ayuda al mago de los puntos, quien trazó un camino que les ayudaba a cambiar el tamaño poco a poco y acceder sin dificultad.

 

Canción para aprender el crescendo y el decrescendo

 

Valentina continúa progresando con la musicografía braille. Escribe con la máquina Perkins ejercicios que yo le dicto y después ella los solfea y los canta, como podéis ver a continuación. La próxima semana comenzaremos a practicar nuevas partituras de piano y, por supuesto, ¡seguiremos moviendo el esqueleto al ritmo de la música!

 

Valentina canta un ejercicio en musicografía braille

 

En cuanto al solfeo que practica al recibir educación musical, siempre he dicho que lo importante es aprender a razonar las células rítmicas. A partir de ahí es cuestión de practicar la altura de las notas y dedicarle tiempo. Precisamente en este punto están Nayara, Mirella y Paula. Analizamos diferentes ritmos con una plantilla y después cantan los ejercicios.

Plantilla para solfear

Plantilla para solfear ritmos de subdivisión ternaria

 

Esta semana han aprendido a solfear la negra con puntillo unida a la corchea. Podéis ver algunos tutoriales de ritmo en este enlace.

 

1, 2, 3 y... ¡esas manos!

 

A este respecto he de decir que próximamente compartiré en mi canal de Youtube una serie de tutoriales sobre solfeo para que os sirvan de guía y podáis aprender vosotros también.

Por último, existen técnicas diferentes para desarrollar la memoria: de forma auditiva, sensorial y visual, como podéis comprobar en la siguiente partitura: rodeé varias células melódicas con diferentes colores en función de las notas que las formaran.

Células color partitura

Partitura coloreada para ayudar a memorizarla

 

Espero que os hayan gustado mis métodos. ¡Un abrazo musical! 😊

 

 

 

¡Aquí hay madera! Orgullosa del avance de mis alumnos

Seguramente haya alumnos más brillantes, sin duda, pero para mí los míos son los mejores. Me siento muy orgullosa del avance de todos ellos.

En Musiqueando con María la pasión por el trabajo es fundamental.

 

Intento impartir clases de música de la forma más completa posible. Por ello, empezamos con cuestiones relacionadas con lenguaje musical, como solfeo, dictados, entonación y juegos, y después las completamos tocando el piano. Tales han sido las peleas (sanas, evidentemente) por ser la primera en tocar el piano, que he tomado la decisión de que toquen por turnos, rotando en cada clase. Semejante motivación me deja sin palabras.

Cuando te gusta tocar el piano y lo practicas, aunque sea sólo en clase y unos minutos en casa cada semana, los resultados son muy positivos: las canciones suenan mejor, el oído lo percibe y disfrutas tocando. Eso es lo que ocurre, sobre todo, con las primeras piezas de cada libro, las más sencillas, quizá. Fijaos con qué desparpajo toca Laura; no he podido evitar acompañarle y compartir ese momento… y compararlo, por ejemplo, con esta grabación del 2015: «Rojos globos».

 

En el fondo del mar...

 

Lucía es, hoy en día, la única alumna que tengo de nivel de Grado Profesional. Me saca los colores cuando, a la vuelta de Navidad, pronunció frases como «echaba de menos las clases de piano», «me relaja venir aquí». Qué voy a decir… es un placer trabajar contigo. Una de las piezas que está estudiando es el Nocturno nº 2 de Chopin (fragmento), una delicia para los oídos. Las otras obras, entre ellas «La la land» (partitura de descarga gratuita), las descubriréis próximamente, temazos musicales donde los haya. En esta publicación del 2016 podéis escucharla tocando «Yesterday».

 

Qué bellas armonías

 

Uno de los aspectos más complejos a la hora de tocar el piano es la coordinación de ambas manos con ritmos diferentes. Precisamente por ello he escogido el siguiente vídeo. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con las guitarras eléctricas: mientras una mano puntea las cuerdas, la otra, la menos hábil, se apoya en el mástil. Si escucháis con atención, Nayara mantiene el sonido de las redondas en la mano izquierda mientras toca negras con la mano derecha.

 

¡Buena coordinación de los distintos ritmos!

 

Un caso diferente es el de Paula, y ahora os explico el motivo: es estudiante de la E.S.O. y viene a clase para tocar en el piano las piezas que me pide . No le interesa aprender lenguaje musical, y lo respeto, por eso se vale de artimañas como indicaciones muy personales, memoria visual y auditiva. Aunque no se aprecie en el vídeo, están escritas un montón de anotaciones (notas, dibujos de teclado…). Gracias a todo esto, y a un poquito de paciencia y trabajo, fijaos qué interpretaciones logra.

 

Poco más aparte de memoria visual y auditiva

 

Paula lleva dos meses escasos tocando el piano e, igual que diría de sus compañeros: «Señores, aquí hay madera». No os imagináis cuánto me alegro de que empezara a tocar el piano. Es sorprendente cuando observas lo mucho que se concentra una niña que es aparentemente nerviosa. El cambio que se produce cuando sus ojos leen notas o escuchan sonidos es tremendo. Bendito piano el del aeropuerto de París…

 

¿Qué hora es?

 

Y, por si fuera poco, se ha atrevido, con una decisión pasmosa, a interpretar piezas como la siguiente, que implican la lectura de notas en posiciones casi extremas, con el consecuente cambio de posición. Ni una duda al respecto por su parte. Simplemente, ¡olé!

 

¡Ojo al cambio de octava!

 

Con Valentina se me cae la baba, últimamente más, si cabe. Esta semana me ha sorprendido, ya que ha diferenciado con bastante facilidad no sólo dos notas musicales, sino tres. En vista del éxito, a partir de la próxima semana, además de contestar verbalmente, tendrá que escribirlas con la máquina perkins en musicografía braille, sistema que ya domina sin problema.

 

¿Qué notas están sonando?

 

En las próximas publicaciones compartiré con todos vosotros más partituras de temazos de diferentes artistas y fotos de mis alumno. ¡No os lo perdáis!

 

 

Progreso de mis alumnos en noviembre

Si me pidieran que mencionase uno de los aspectos positivos de Musiqueando con María destacaría lo mucho que disfruto observando el progreso de mis alumnos, tanto en piano como en lenguaje musical, y compartir con ellos la alegría que les produce.

 

A nadie le amarga un dulce…

Aprovecho para felicitar a todos los músicos en conmemoración de Santa Cecilia.

cecilia_22noviembre

Conmemorando el día de Santa Cecilia

 

En una de las últimas clases estuve repasando con Sabela y África el temario del próximo examen en el conservatorio. Cuando le escribí a África en su libreta unos intervalos musicales para que los analizase según número y especie lo primero que hizo fue coger el libro de teoría de Ibáñez Cursá para guiarse por los esquemas (he de decir que me parecen incomprensibles). Automáticamente le cerré el libro, le dije que la teoría ya la sabía, que sólo necesitaba razonar la información y escribirla. Pues bien, como sé que le encanta escribir en la pizarra (¿a quién no?) le cedí mi rotulador y, ayudándos plasmó los datos que, evidentemente, no le van a proporcionar en examen.

Os recuerdo que en la sección Descargas de este blog están disponibles apuntes de intervalos de descarga gratuita.

 

África analizando intervalos en la pizarra

 

Uno de los contenidos que más les cuesta asimilar a la mayoría de los niños son las armaduras y las tonalidades, cómo hallarlas y cómo escribirlas (apuntes en este enlace). Por eso utilizo metodologías muy diferentes: una de ellas, que ya os enseñé en alguna otra ocasión, son las llaves musicales, actividad que consiste en emparejar, con Lacasitos, la tonalidad con su correspondiente armadura. Al final de este juego, claro está, se zamparon más de un Lacasito; los restantes los compartieron (¡o eso deberían!) con sus hermanos.

Como podéis ver en la siguiente imagen, la semana pasada fue muy dulce. No sólo aprendimos música con Lacasitos sino que también zamparon regalices que utilizamos para formar pentagramas y repasar las notas musicales. ¡Las situaron más rápido que nunca! Y menudas risas… En cuanto a los botones, ya son una institución de mis clases; me piden utilizarlos cada semana y yo accedo encantada.

Pentagrama hecho con regalices… el palillo lo utilizamos como línea adicional

Botones de respuesta rápida

 

 

 

 

 

 

En cuanto a los avances de mis alumnos tocando el piano, destaco el caso de Valentina, quien esta semana, por primera vez, leyó musicografía Braille al mismo tiempo que la iba interpretando en el piano. Sin palabras me quedé. ¡Olé, campeona!

¡Querer es poder!
Nayara va viento en popa a toda vela, siempre muy atenta en clase. Además, se nota que practica en casa, ¡así da gusto!
Interpretamos la pieza a cuatro manos
He de reconocer que los pianistas que nos formamos en el conservatorio, somos «músicos de partitura» y no solemos improvisar. Por eso, Maia me sorprendió con esta composición propia la semana pasada. Viva la imaginación pictórico-musical.

Improvisación de Maia

Algunos alumnas, como Laura, han empezado a interpretar piezas de piano con alteraciones (sostenidos y bemoles). Les cuesta, porque la posición de los dedos no siempre es cómoda, pero se van adaptando poco a poco.
Había una vez un barquito chiquitito...

 

Por otra parte os presento a Adrián, un alumno nuevo que terminó Grado Elemental de trompeta el curso pasado y ha decidido aprender a tocar el piano, instrumento que le está encantando. En breve, nuevas grabaciones suyas.
Pasito a pasito vamos haciendo el caminito

 

Alonso ya ha dado un pasito más y se ha atrevido a estudiar acompañamientos más complejos que interpreta con cierta facilidad.
Acompañamiento armónico, ¡interesante!