Música para celebrar la XVIII Feira Franca de Pontevedra

Este fin de semana se celebra la XVIII Feira Franca de Pontevedra, y Musiqueando con María le dedica una publicación con arte pictórico y musical.

 

«El baile de la boda» (1566), de Pieter Brueghel

 

El gusto por la danza en la Edad Media aumentó, ofreciendo vario sentido y muy diversas formas y modalidades. Lo religioso, lo profano, las relaciones de unos pueblos con otros, las invasiones de los musulmanes, la vida errante de los trovadores, y juglares, las  peregrinaciones a Roma y a Santiago de Compostela; la vida caballeresca y cortesana y por supuesto, la evolución progresiva de la música que contribuye a la del Baile. Todo ello comporta el crecimiento de las danzas populares.

 

 

La Iglesia, sin embargo, quiso prescindir de los ritos bailados, pero el pueblo interviene apoderándose de lo que se desahuciaba de los templos y, lo transforman adaptándolo en lo que ellos deseaban. Lo perteneciente aun de las iglesias, respondía a unas ideas cristianas, como las conocidas Danzas de la Muerte, que alcanzaron en la alta Edad Media su mayor plenitud, pero complicándose con el sentido que mueve ciertas revueltas sociales.

 

 

A medida que la vida cotidiana transcurre por cauces más fáciles, se extiende una alegría entre los poderosos como en los humildes. Por lo tanto, el espíritu caballeresco inspira la vida en los castillos, los siervos de estos, crean bailes y danzas, que por razones de paisaje y de raza, tienden a hacerse típicos de cada lugar y comarca, influyéndose, recíprocamente, los bailes de los señores y los del pueblo, aunque los de éste último, persiste en los bailes populares muchas de las actitudes de las danzas caballerescas.

Danza medieval

 

Resulta casi imposible conocer el origen de la gran mayoría de las danzas populares europeas y españolas en particular. Sin embargo, es indudable que buena parte de ellas datan de la alta Edad Media, o por lo menos, fue cuando se perfeccionaron y adquirieron las modalidades con las que mas tarde se mostraron. La Jota, es un ejemplo de ello, fue inventada en la Edad Media, igual que las muñeiras, Las danzas de las Espadas, la cual presenta varias versiones entre los vascos. De Inglaterra, la llamada Danza del rey Sabio, también del Norte y que se inspira en un romance compuesto por Alfonso X. Los juglares cantaban y bailaban algunas de sus composiciones poéticas; los jaleos jerezanos, el olé gaditano, las seguidillas, las sevillanas, las zambras, las leilas…

A Feira Franca é, dende hai anos, unha cita ineludíbel para as xentes de Pontevedra e os milleiros de visitantes que veñen gozar dela, procedentes de todos os recunchos do país e máis alá das nosas fronteiras; un peche apoteósico dos días de verán creado por e para a xente; unha viaxe ao século XV participada por toda unha cidade; unha vivencia única habitada por artesáns, canteiros, ferreiros, palilleiras, cesteiros, oleiros, redeiras, carpinteiros, músicos, xograres, campesiños, toneleiros, artistas, comerciantes, damas e cabaleiros que nos achegan o tempo do privilexio concedido a Pontevedra polo rei Henrique IV, no ano 1467, en virtude do cal se autorizaba a celebración dun mercado libre de impostos dun mes de duración.

A Feira Franca, que ten lugar na zona monumental da capital do Lérez todos os anos na primeira fin de semana de setembro, toma forma dende o ano 2000 coa organización de diversas actividades lúdicas de raigame histórica, que van dende a representación do transporte do viño ou o imperdíbel torneo medieval, ata os espectáculos de cetraría, tiro con arco, esgrima ou as exhibicións de música e danza que enfeitizan as xornadas do venres a partir do serán e mais de todo o sábado. Pero, sobre todo, o que fai especial e distinta esta festa medieval, declarada Festa de Interese Turístico pola Xunta de Galicia en 2013, son os milleiros de persoas que se visten de época para xantaren nas prazas e rúas, en mesas montadas e decoradas por elas mesmas, seguindo as pertinentes normas estéticas e utilizando tan só materiais existentes na segunda metade do século XV, conformando unha obra deleitosa na que o público é tamén actor sobre o escenario da cidade vella.

 

Dato curioso: «el baile de San Vito»

Durante los siglos XV al XVII una enfermedad bastante rara asoló la población mandando a muchísima gente a la hoguera. Se trata de la coreomanía, danzamanía o, como muchos llegaron a conocerla, «el baile de San Vito». En la Edad Media comenzaron a darse casos en los que cada vez más gente presentaba un cuadro bastante raro de comportamiento: bailaban frenéticamente, como si escucharan una música imaginaria.

A medida que la plaga empeoraba, las autoridades buscaron el consejo de los médicos de la ciudad. Sorprendentemente, entre todos creyeron que lo más adecuado para estos enfermos del baile era que siguieran bailando, según el parecer generalizado, los enfermos sólo se curarían si no paraban de bailar durante las 24 horas del día. Para ello, habilitaron varios salones y construyeron un escenario de madera. Todo para que pudieran bailar a su aire. Y por si esto fuera poco, las autoridades contrataron a músicos para que tocaran y a bailarines profesionales para que los acompañaran. La música servía, además de cómo estimulo para evitar que dejaran de moverse, como cura para sus males. En aquellos tiempos, se creía que la música era capaz de sanar, no sólo los males del cuerpo, sino también los del alma.

Tras unas cuantas horas de gran ajetreo corporal los individuos caían al suelo, completamente exhaustos. No obstante, en cuanto recobraban las fuerzas volvían otra vez a su danza infernal. Lo peor de todo es que este comportamiento se daba en los lugares más insólitos, cualquiera en el que se encontraran, ya fueran iglesias, casas, calles o callejones. Cuando la danza finalizaba los dolores de estos pobres hombres y mujeres eran insoportables.

Durante la Edad Media la enfermedad se extendió de tal forma que se comenzó a pensar que las personas que la padecían estaban poseídas por el demonio. Así pues, los infelices eran quemados en la hoguera. El sobrenombre de «baile de San Vito» se debe a que éste era un santo de lo más popular en aquellos días. Así, la gente se encomendaba a dicho santo para que los curara de su enfermedad no terminaran en la hoguera.

Existe la expresión «tener el baile de San Vito», pero… ¿cuál es su origen? Cuando una persona se muestra nerviosa e inquieta, le decimos despectivamente que parece que tiene el baile de san Vito o sambito

 

XXVIII Festival de Músicos Xoves y XI Festival de Bandas Vila de A Guarda

¡Llega otro año más el Festival de Músicos Xoves! Como novedad este año se celebra en dos fines de semana distintos.

Cartel publicitario del XXVIII Festival de Músicos Xoves

Este sábado 19 a las 20:30 h. en el Auditorio de O Rosal será el turno de las corales: contaremos con la participación de la Coral de Lalín para acompañar las corales de los vecinos de la Agrupación do Rosal.

Y la semana que viene a las 20:30 h. en la Plaza del Calvario será el momento de las bandas: nos visitarán la Banda Sinfónica de Arroyo de la Encomienda (Valladolid) y participará también nuestra banda, la Agrupación Musical de A Guarda.

 

 

Además, este sábado 19 de agosto también podremos disfrutar a las 20:00 h. en el auditorio de San Benito el XI Festival de Bandas Vila de A Guarda. Participarán la Banda «A Lira de Ribadavia», la Banda de Música de Chantada y, por supuesto, la Agrupación Musical de A Guarda. ¡No os lo perdáis!

Cartel del XI Festival de Bandas Vila da Guarda

 

En el siguiente vídeo podéis ver a cientos de personas disfrutando la noche del viernes 28 de Julio, que estuvo amenizada por el concierto que la Agrupación Musical de A Guarda ofreció en la explanada del puerto con motivo de la XIV Festa do Peixe Espada.

 

 

Fiestas del Monte 2017

Si por algo se caracteriza el mes de Agosto en Galicia es por la celebración de fiestas en todos y cada uno de sus rincones. En A Guarda celebramos esta semana las Fiestas del Monte de Santa Tecla, conocidas coloquialmente como Fiestas del Monte.

Cartel publicitario de las Fiestas del Monte 2017

Las Fiestas del Monte constituyen uno de los festejos de mayor repercusión en la Comarca del Baixo Miño. Miles de personas participan durante una semana de programación, en las diversas actividades que se realizan, siendo o desfile y el «día del monte» los que congregan una mayor cantidad de visitantes. El protagonista indiscutible de estos eventos es el bombo, como podéis comprobar en los siguientes vídeos.

 

 

Más de 3.000 personas conforman las conocidas bandas marineras, que causan estruendo en la villa costera con su tradicional desfile folclórico y de bandas. Más de veinte grupos se reúnen para celebrar las Festas do Monte y anunciar el día grande de la subida. En este 2017, la Banda Negra de A Guarda cumple 50 años. Esta banda marinera es la más antigua de las que participan en el tradicional desfile del sábado y en la romería del domingo.

Componentes de la Banda Negra en su 50 Aniversario

 

 

El ensayo no es casi preciso ya que suelen llevar un ritmo fijo que en seguida es captado por el resto de los integrantes, comenta. Hay todo tipo de bandas, grandes, pequeñas, familiares, de 30, 40 o 100 integrantes. Cada una va representada con un color y el fin de semana realizan comidas y cenas conjuntas para fortificar esos lazos de unión tras pasar, en ocasiones, todo el año sin verse muchos de sus miembros.

 

 

Al llegar a la cima cada banda mariñeira tiene un lugar asignado donde comen reunidos para, a las 16.00, proceder a lo conocido como «la jura», donde brindan y juran volver a reunirse para el año que viene según manda la tradición. Mientras es de día, las bandas mariñeiras tocan en el Tecla y comienzan a bajar sobre las 19.00 hacia el Montiño. Allí todas se mezclan sin importar los colores tocando conjuntamente como colofón final de unas fiestas que el martes despedirán esta edición con sus tradicionales fuegos artificiales. Al acabar la llamada «desfeita» en el Montiño, la noche se cierra con verbenas para aquellos que todavía tengan energía para llegar a la medianoche. El siguiente vídeo corresponde a la actuación de la orquesta América el martes en la Alameda.

 

Festival internacional de jazz y blues de Pontevedra (21 al 26 de julio)

Este año se celebra en Pontevedra el 25 Aniversario del Festival Internacional de jazz y blues, con la participación de artistas como Miguel Lamas Quartet, Raynald Colom & SPJ Group, Santi Quintáns European Quartet, Cory Henry & the Funk Apostles, Derobert and the Half-Truths y Gregory Porter.

Cartel publicitario del Festival de jazz y blues

 

Un año más estrenan el Festival músicos de la casa, jazz gallego de la mano de Miguel Lamas (Ferrol, 1993), Octavio Vargas, Pablo Añón y Iago Mouriño. Será el viernes 21 julio en la plaza del Teucro a las 22.30 h, entrada gratuita. Miguel Lamas es artista mundial para las marcas Pearl Drums, Meinl Cymbals, Wincent Drumsticks, Evans DrumHeads, Earprotect In Ear Monitoring & Cympad, para los que realiza clinics y masterclases alredor del mundo. Más información sobre el grupo en este enlace: Miguel Lamas Quartet.

 

El sábado 22 de xulio el trompetista internacional Raynald Colom formará banda con SPG Group, una nueva hornada de músicos de jazz gallegos como Dani Font (guitarra), Pablo Patiño (contrabajo) y David Puíme (batería).
Tendrá lugar en la praza del Teucro a las 22.30 h con entrada gratuita. Más información sobre el grupo en este enlace: Raynald Colom & SPJ Group.

 

Cierra la semana, el 23 de julio en la Plaza de la Herrería a las 22:30 el grupo Santi Quintáns European Quartet, formado por Santi Quintáns (guitarra) Matthieu Donarier (saxo tenor) Paco Charlín (contrabajo) Dre Pallemaerts (batería). Fiel a la guitarra eléctrica (proyecto ARK, para guitarra y Max/MSP), pero con una visión precisa de compositor, Santiago sintetiza tradición y modernidad en arriesgados proyectos en los que no faltan ni sensualidad ni energía. Para ampliar información acceder a este enlace.

 

Continúa el festival con CORY HENRY & THE FUNK APOSTLES. Teclista y productor norteamericano, Cory Henry, nacido en Brooklyn, Nueva York, empezó a tocar o órgano con apenas dous anos de idade. O seu instrumento preferido é o Hammond B3, tan recoñeciblemente vinculado ao soul, ao góspel e ao jazz. A súa música, como se revela en cada unha das súas actuacións, ten influencias tan variadas como as de Marvin Gaye, Herbie Hancock ou James Brown, entre os clásicos do jazz e o soul, pero tamén do pop, o rock e o funk de Stevie Wonder, Michael Jackson ou Jimi Hendrix. Podéis ampliar la información en este enlace.

 

La siguiente cita musical es el 0 h. DeRobert Adams es un vocalista prodigioso que supo acompañarse de una banda de fantásticos músicos, “The Half Truths”, en la que destacan los nombres de Nick DeVan y David Singleton. Su música busca trasladar al público temas universales como la pobreza, la angustia y la eterna lucha de la clase trabajadora por sobrevivir día a día. Lo que hace tan especial esta propuesta es lo que llaman un “gemido audible”. Formación del conjunto: DeRobert Adams (voz), Nick DeVan (batería), Dave Singleton (bajo), Andrew Muller (guitarra), Vernon James (saxo tenor), Andrew Hagen (saxo tenor), Charles Ray (trompeta). Más infromación sobre DEROBERT AND THE HALF-TRUTHS aquí.

 

Cierra el festival el gory Porter. Considerado actualmente como el vocalista e compositor más destacado de jazz/soul de su generación: el número uno de los cantantes masculinos de jazz en los rankings de la prestigiosa publicación especializada DownBeat. Gregory Porter asombra por su imponente presencia física en el escenario, donde despliega un carisma muy especial. Su altura y corpulencia, su permanente sonrisa y su característica gorra, que empezó a usar para disimular algunas cicatrices cirúrgicas, pero que decidió seguir utilizando precisamente por conferirle un aspecto plenamente reconocible, lo dotan de un aura única. Con todo, es su voz lo que acaba impresionando al espectador. ¿Queréis saber más? Cliquead aquí.

 

«Festival de Bandas de Música Infantís e Xuvenís» en O Rosal

La Agrupación Musical do Rosal celebra este sábado, 13 de Mayo, a las 19:00 h, una nueva edición del Festival de Bandas de Música Infantís e Xuvenís en el Auditorio de O Rosal.

Cartel publicitario del festival

Además de la «Minibanda» y de la Banda Infantil, que serán las anfitrionas, participarán la Banda Xuvenil de Silleda y la Banda Xuvenil de Merza. Será una tarde inolvidable para los asistentes, ya que tendrán el placer de contar en O Rosal con esta nueva cantera de músicos de tres das bandas con más tradición musical de Galicia.

El Faro de Vigo se hace eco de esta noticia:

Noticia en el Faro de Vigo

A continuación os ofrezco varios vídeos de dichas bandas.

En el primer vídeo, la banda de la Agrupación Musical do Rosal, dirigida por Diego Javier Lorente, interpreta el pasodoble «Adiós Tomiño», de Ademar Álvarez Álvarez.

 

En éste, la Banda Xuvenil de la Banda Artística de Merza toca un divertido popurrí (Auditorio de Fontao-
III Festival de Bandas Xuvenís, 2015):

 

Otro, de la misma banda, empieza con una mención especial, más que nada por el solista, ¡un triángulo!

 

Ahora sí, una interpretación seria: el Concierto de Pascua del 2016, con David Fiuza como director invitado:

 

La Banda Xuvenil de Silleda presenta, en el siguiente vídeo, un tema cinematográfico premiado por ser mejor banda original en la celebración del año respectivo de los Óscars en los que participó. La intepretación empieza en el minuto 1’22»:

 

¿Conocéis la primera melodía de este último vídeo?

 

 

 

 

 

Crítica de Milosz Labinski del concierto de James Rhodes en Santiago de Compostela

El día 10 de Marzo tuve el placer de asistir con Milosz Labinski al concierto que protagonizó James Rhodes en Santiago de Compostela. Teniendo en cuenta su experiencia pianística le pedí que escribiese una crítica, texto que copio a continuación y que os facilito también para descargar en Francés (próximamente en Inglés): archivo de la crítica en Español y archivo de la crítica en Francés. Si queréis escuchar una interpretación de Milosz cliquead en el siguiente enlace: Sonata D.644 de Schubert en la biblioteca de Pontevedra

Cartel publicitario y libro de James Rhodes

Por fin he podido asistir a un concierto de James Rhodes. Santiago, 10 de marzo, una sala llena a rebosar, un ambiente particular para un recital de piano. La espera recuerda ligeramente a las apariciones de Steve Jobs presentando un nuevo iPhone. De hecho, la decoración es similar, con un gran “James Rhodes” proyectado sobre el fondo, pero con un gran Yamaha esperándole. Toda la gente cool y a la última debía estar allí, y allí estaba. Los intelectuales de toda Galicia han llenado la sala hasta los topes. El programa se presenta sorprendentemente corto (Fantasía en fa menor y Polonesa-fantasía de Chopin, Sonata op.110 de Beethoven y dos o tres piezas breves).

Por fin, James aparece bajo los aplausos. Tiene al público ganado de antemano, muchos de nosotros hemos leído su turbadora biografía. Sudadera de Chopin, algunas bromas, “perdón por el Brexit”, el obligatorio “Fuck Trump”, y James empieza a tocar. Empieza por el preludio de Bach. De una manera muy particular, muy sensible, casi “impresionista” para este tipo de música. Habla a continuación de su nuevo libro, donde podemos aprender este preludio según su método, y que por supuesto va a firmar después del concierto. Sigue la polonesa – fantasía de Chopin (no ha tocado la fantasía en fa menor). Muy colorida, muy delicada, muy femenina (no confundir con Lisitsa o Argerich). Tengo la impresión de que le falta seguridad, apoyo en la mano derecha, entusiasmo, hay algunas notas en falso, pero la atmósfera está ahí, y la sonoridad de la Yamaha es formidable, una de las mejores que he oído jamás.

A continuación, James se decide a tocar la famosa Chaconne de Bach-Busoni. La interpretación es bastante catastrófica, parece casi un desciframiento desesperado… en pocas palabras, cero claridad y un máximo de pedal y de forte para cubrir los daños (a lo Arthur Rubinstein joven). Durante la exposición saca un tema secundario que cubre completamente la melodía principal. Llegamos a la sonata de Beethoven, esta vez con partitura. Como es técnicamente fácil, todo va mucho mejor, a pesar de pequeños pasajes fallidos. Sonoridad delicada y etérea que conviene mucho más aquí. Las dos fugas han sonado muy bien, con una “buena arquitectura” de las voces. Y por último el bis: pequeña obra de Glück y se obra el milagro. Maravillosa pieza, magníficamente interpretada, como si se correspondiese perfectamente con su sensibilidad. Aquí, todo es perfecto: atmósfera de extrema intimidad, sin el más mínimo fallo, una pequeña joya de delicadeza bañada por sus manos. Ovación cerrada y otro bis: un preludio de Rachmaninov donde debo admitir algo: no he entendido absolutamente nada.

En conclusión, si queremos ser un poco malos y separar el pianista de su historia: sí, parecía que faltaba preparación, parecía un concierto de un amateur de talento o con resaca (sé de lo que hablo). En una competición probablemente no pasaría las eliminatorias con una ejecución así. PERO… la historia de James Rhodes es bien real y es inseparable. Por otra parte, sabemos que James puede tocar mucho mejor: escuchad la Toccata de Ravel en Youtube, por ejemplo. ¿Tal vez fuesen los nervios a flor de piel o la fatiga… o tal vez no? ¿Pero hoy en día quién ha inspirado a tantas personas como ha hecho él? Ciertamente no los centenares de profesores de piano que muchas veces a duras penas saben tocar ellos mismos y que harían mejor en ocuparse de un herbolario. ¡Y pido disculpas a los buenos profesores! En un mundo donde incluso los jóvenes quieren ser funcionarios, esta historia es realmente inspiradora.

El concierto fue técnicamente flojo, pero hemos sentido “algo”, nos tocó “algo profundo”. Había un verdadero universo sonoro muy personal, de una increíble fragilidad. Podemos asistir a los conciertos de Perahia o Schiff, en los que no ocurre nada… nada en absoluto. Obras de artesanía perfectas, ejecución burguesa, pero nada que os conmueva, nada que os toque realmente. Richter y Gilels han dado también conciertos muy flojos y ellos no tienen un bagaje psicológico tan duro. No olvidemos que la tiranía de la perfección surgió con la aparición de los discos (y en el piano en particular con el joven Horovitz, quien obligó a Rubinstein a retrabajar su técnica). Antes de eso, llegaba a suceder que los músicos casi descifraban una obra en el escenario, pero DEBÍA llegarse a algo, tocar, conmover. Y esto sí ocurrió en el concierto de James Rhodes. Escuchad a Alfred Cortot, el maestro de la falsa nota. La mentalidad era diferente ¿quizás fuese mejor?

El 10 de marzo nosotros escuchamos una sonata de Beethoven interpretada por James Rhodes. Si no tuviese “su historia” ¿tal vez no la hubieseis escuchado nunca? La gente acusa a James Rhodes de vender su historia para ganar dinero, pero hay quienes consiguen dinero con «negocios» peores. Pero no tendréis cáncer de este último. El suyo ya casi lo ha digerido. Dejadle tocar. Gracias, James.