Juegos de armaduras y monitorización de alumnos

En vista de que África (clases de refuerzo del conservatorio) ya terminó las fichas del libro de teoría por recomendación mía (lo cierto es que algunas son bastante tediosas) premié su esfuerzo invitándole a jugar a una actividad que consiste en emparejar la llave de una tonalidad con su correspondiente candado y su armadura (ver llaves para tonalidades relativas). He de decir que pese a no corresponderse con su nivel (estudia 2º de Grado Elemental y este temario pertenece a 3º), está mostrando una muy buena actitud con respecto a los nuevos contenidos. Estoy convencida de que con una metodología adecuada se rompen muchas barreras en cuanto a los temas que se deberían tratar en cada momento.

África uniendo las llaves con sus correspondientes candados

Por otra parte, Marta, que cursa 4º de Grado Elemental, fue la encargada de explicarle algunas cuestiones algo confusas como la armadura de Fa Mayor, o dicho de otra forma, fue la monitora de África. Con este método Marta es consciente de sus conocimientos musicales y se motiva al «hacer de profesora». Encantada quedó.

Marta explicándole a África el truco para escribir la armadura de Fa Mayor

Grandes avances de Antonio en piano y lenguaje musical

No hay como disponer de tiempo libre y ganas de aprender para poder avanzar en la práctica musical y, consecuentemente, disfrutar con la música. Ése es el caso de Antonio, quien empezó en clases de Musiqueando con María hace poco más de un año y va viento en popa a toda vela: sabe solfear partituras sencillas, analizar intervalos, averiguar las tonalidades de las armaduras y hallar los relativos Mayores y menores. Aquí tenéis una foto con algunos de los ejercicios que realizó durante las últimas semanas:

Ejercicios de intervalos y armaduras

Teniendo en cuenta sus progresos hemos empezado a razonar y analizar los grados de la escala y los correspondientes acordes. Toda la teoría que está aprendiendo le ayuda a entender los elementos musicales de las piezas que interpreta en el piano, como los acordes de la mano izquierda de la siguiente obra (comparar con vídeo de Marzo del 2016):

 

Estreno de Nayara en Musiqueando con María

Una de las nuevas incorporaciones de este curso a Musiqueando con María es Nayara, una niña de 6 años, muy despierta y alegre. Si algo destaco de ella es su interés por aprender y la buena comunicación y entendimiento que hay entre nosotras, aspecto que facilita enormemente su progresión musical. Precisamente la foto que os muestro a continuación fue fruto de una de sus inquietudes: «¿para qué sirven los pedales?». Como buena gallega le respondí con otra pregunta: «¿alguna vez has visto un piano por dentro?». Ante su negativa no dudé ni un segundo en mostrarle el funcionamiento básico de un piano. Su cara de asombro me llenó de felicidad; ¡le encantó!

Nayara descubriendo el funcionamiento de un piano

Tras apenas dos meses tocando el piano muestra una templanza y una concentración dignas de admirar en una niña de su edad. Prueba de ello es la precisión y la calma con la que coloca las manos. Poco a poco irá aprendiendo y asimilando los diferentes ritmos, la altura del sonido, etc. Estoy convencida de que esta experiencia va a ser muy positiva tanto para ella como para mí.

Nos sumergimos en el mundo de los intervalos

Alonso, Laura y Lluvia, una de las nuevas alumnas de este curso, se han sumergido hoy en el interesante mundo de los intervalos, cada uno con una metodología diferente.

  • Laura y Alonso les he enseñado los intervalos con un póster que muestra un esquema claro y sencillo; la próxima clase seguiré insistiendo en el tema con canciones para mejorar los dictados, y juegos, de forma que aprendan música de forma lúdica y agradable.

Laura y Alonso con el póster de los intervalos

  • En el caso de Lluvia, a quien le doy desde aquí la bienvenida de forma oficial, he aprovechado algunas piezas de piano para explicarle dicho tema, entre ellas la que interpreta en el siguiente vídeo, canción gracias a la que practicó y experimentó la diferenciación de intervalos armónicos y melódicos. Después también estuvimos entonando algunas canciones con intervalos de tercera para familiarizar al oído con dicho intervalo.

 

Aprendemos las notas con moscas musicales

Uno de los juegos musicales con los que han aprendido música Laura y Alonso, las moscas musicales, consiste en cazar lo más rápido posible la mosca correspondiente a la nota que yo les diga; tienen que buscarla en el teclado, en la clave de Sol y en la clave de FA. Gracias a este juego agilizan la lectura, ya que el que más moscas mate gana la partida.

moscas-musicales-blog

Laura y Alonso jugando a las moscas musicales

Además, hemos estado realizando dictados rítmicos y melódicos, solfeo, entonación y, por supuesto, continuamos practicado piano, aspecto en el que han mejorado mucho durante estos últimos meses. Es fantástico ver la cara de felicidad con la que entran a clase, te dicen las partituras que han estado tocando en casa (¡y bien que se nota!) y, todo hay que decirlo, la competencia sana que transmiten, aspecto que les ayuda a avanzar y, por tanto, a disfrutar más la música.

Próximamente os enseñaré las nuevas pizarras que he preparado y actualizaré algunos apartados de este blog (fotos, información, etc.). ¡Muchas gracias a todos por seguirme!

Musicografía braille, mi nuevo gran reto

Hoy os voy a contar una historia tan real como especial:

Mi interés por la musicografía braille me llevó, allá por el año 2014, a contactar con la ONCE para formarme y poder enseñar música a los ciegos. No hay mejor demostración que el propio correo que les envié en aquella época (he borrado mi presentación):

primer-contacto-con-la-once

Primer contacto con el Centro de Recursos Educativos de la ONCE

A los pocos días me contestó, muy amablemente, el responsable de la sección musical, José Luis, quien adjuntó, para mi sorpresa, un archivo con musicografía braille. Lo imprimí al momento, y empecé a a analizar las partituras, viendo la correspondencia de las partituras con las de braille.

respuesta-jl-once

Respuesta a mi primer correo

Lejos de echarme atrás, mi reacción fue interesarme más y pedir más material, llegando a quedar personalmente con José Luis: me informó cómo debía darles ciertas indicaciones a los ciegos, cómo solía ser su reacción con la música debido a su enorme sensibilidad en este mundo, etc.

Tras una pausa de un año contactó conmigo la madre de una niña ciega, Valentina, para preguntarme si le podía dar clase de música, petición que acepté con mucho agrado. Es curioso, y ya le he comentado el siguiente detalle a varios amigos: cuando su madre me dio las gracias por haber aceptado ser la profesora de su hija, ya que no todo el mundo está dispuesto a aprender el sistema Braille, le respondí que las gracias se las tenía que dar yo, puesto que me considero muy afortunada por llevar a la práctica mis conocimientos y continuar avanzando y aprendiendo en todos los sentidos.

Ahora que ya os he contado lo más importante de esta bonita historia, voy a despedirme hasta la próxima publicación con fotos del material que utilizo con Valentina para enseñarle musicografía Braille. Aprovecho para agradecer a la ONCE su amabilidad con el préstamo de material.

tablilla-braille

Tablilla para aprender Braille

valentina

Valentina