Estreno de Nayara en Musiqueando con María

Una de las nuevas incorporaciones de este curso a Musiqueando con María es Nayara, una niña de 6 años, muy despierta y alegre. Si algo destaco de ella es su interés por aprender y la buena comunicación y entendimiento que hay entre nosotras, aspecto que facilita enormemente su progresión musical. Precisamente la foto que os muestro a continuación fue fruto de una de sus inquietudes: “¿para qué sirven los pedales?”. Como buena gallega le respondí con otra pregunta: “¿alguna vez has visto un piano por dentro?”. Ante su negativa no dudé ni un segundo en mostrarle el funcionamiento básico de un piano. Su cara de asombro me llenó de felicidad; ¡le encantó!

Nayara descubriendo el funcionamiento de un piano

Tras apenas dos meses tocando el piano muestra una templanza y una concentración dignas de admirar en una niña de su edad. Prueba de ello es la precisión y la calma con la que coloca las manos. Poco a poco irá aprendiendo y asimilando los diferentes ritmos, la altura del sonido, etc. Estoy convencida de que esta experiencia va a ser muy positiva tanto para ella como para mí.

Nos sumergimos en el mundo de los intervalos

Alonso, Laura y Lluvia, una de las nuevas alumnas de este curso, se han sumergido hoy en el interesante mundo de los intervalos, cada uno con una metodología diferente.

  • Laura y Alonso les he enseñado los intervalos con un póster que muestra un esquema claro y sencillo; la próxima clase seguiré insistiendo en el tema con canciones para mejorar los dictados, y juegos, de forma que aprendan música de forma lúdica y agradable.

Laura y Alonso con el póster de los intervalos

  • En el caso de Lluvia, a quien le doy desde aquí la bienvenida de forma oficial, he aprovechado algunas piezas de piano para explicarle dicho tema, entre ellas la que interpreta en el siguiente vídeo, canción gracias a la que practicó y experimentó la diferenciación de intervalos armónicos y melódicos. Después también estuvimos entonando algunas canciones con intervalos de tercera para familiarizar al oído con dicho intervalo.

 

Aprendemos las notas con moscas musicales

Uno de los juegos musicales con los que han aprendido música Laura y Alonso, las moscas musicales, consiste en cazar lo más rápido posible la mosca correspondiente a la nota que yo les diga; tienen que buscarla en el teclado, en la clave de Sol y en la clave de FA. Gracias a este juego agilizan la lectura, ya que el que más moscas mate gana la partida.

moscas-musicales-blog

Laura y Alonso jugando a las moscas musicales

Además, hemos estado realizando dictados rítmicos y melódicos, solfeo, entonación y, por supuesto, continuamos practicado piano, aspecto en el que han mejorado mucho durante estos últimos meses. Es fantástico ver la cara de felicidad con la que entran a clase, te dicen las partituras que han estado tocando en casa (¡y bien que se nota!) y, todo hay que decirlo, la competencia sana que transmiten, aspecto que les ayuda a avanzar y, por tanto, a disfrutar más la música.

Próximamente os enseñaré las nuevas pizarras que he preparado y actualizaré algunos apartados de este blog (fotos, información, etc.). ¡Muchas gracias a todos por seguirme!

Musicografía braille, mi nuevo gran reto

Hoy os voy a contar una historia tan real como especial:

Mi interés por la musicografía braille me llevó, allá por el año 2014, a contactar con la ONCE para formarme y poder enseñar música a los ciegos. No hay mejor demostración que el propio correo que les envié en aquella época (he borrado mi presentación):

primer-contacto-con-la-once

Primer contacto con el Centro de Recursos Educativos de la ONCE

A los pocos días me contestó, muy amablemente, el responsable de la sección musical, José Luis, quien adjuntó, para mi sorpresa, un archivo con musicografía braille. Lo imprimí al momento, y empecé a a analizar las partituras, viendo la correspondencia de las partituras con las de braille.

respuesta-jl-once

Respuesta a mi primer correo

Lejos de echarme atrás, mi reacción fue interesarme más y pedir más material, llegando a quedar personalmente con José Luis: me informó cómo debía darles ciertas indicaciones a los ciegos, cómo solía ser su reacción con la música debido a su enorme sensibilidad en este mundo, etc.

Tras una pausa de un año contactó conmigo la madre de una niña ciega, Valentina, para preguntarme si le podía dar clase de música, petición que acepté con mucho agrado. Es curioso, y ya le he comentado el siguiente detalle a varios amigos: cuando su madre me dio las gracias por haber aceptado ser la profesora de su hija, ya que no todo el mundo está dispuesto a aprender el sistema Braille, le respondí que las gracias se las tenía que dar yo, puesto que me considero muy afortunada por llevar a la práctica mis conocimientos y continuar avanzando y aprendiendo en todos los sentidos.

Ahora que ya os he contado lo más importante de esta bonita historia, voy a despedirme hasta la próxima publicación con fotos del material que utilizo con Valentina para enseñarle musicografía Braille. Aprovecho para agradecer a la ONCE su amabilidad con el préstamo de material.

tablilla-braille

Tablilla para aprender Braille

valentina

Valentina

 

 

Aplicación de móvil para aprender solfeo

Si por algo me caracterizo pedagógicamente es, entre otros aspectos, por buscar la máxima cantidad de recursos posibles para que mis alumnos aprendan música de la forma más amena y sencilla posible, lo cual no les exime de trabajar duro cuando es necesario, debido a la complejidad de la música en algunos casos.

Antonio me tiene realmente sorprendida debido al valor que está teniendo para aprender música: con todos mis respetos no requiere el mismo esfuerzo estudiar lenguaje musical cuando eres niño que cuando estás jubilado. A cuento de las primeras líneas, lo que veis en la siguiente foto es su móvil con una aplicación de metronómo que él mismo descargó hace unas semanas y una lección de solfeo. Lo que estoy haciendo es grabarme a mí misma con tu terminal solfeando alguna lección para que pueda escucharla cuando quiera y así estudiar con más seguridad y precisión. Por cierto, ¡ojo al soporte del teléfono

Móvil de Antonio con metrónomo

Móvil de Antonio con metrónomo

Aprovecho la aplicación del metrónomo, primero, como bien acabo de comentar, para que estudie con precisión y, segundo, para trabajar los compases, ya que podemos configurarla para que muestre diferentes aspectos rítmicos. En este caso me pareció buena opción practicar la lección con un solo pulso (punto rojo de la parte superior) para facilitar el aprendizaje lo máximo visualmente, ya que el segundo punto (hacia abajo) es el que se desplaza hacia los lados para dividir el tiempo y, de esta forma, coincide justo la segunda corcha de cada pulso con el pulso del centro (el que marca el pulso) y lo solfea perfecto sin apenas esfuerzo.

Camisetas de regalo por haber superado el Grado Elemental

Marcela y Uxía han terminado este año el Grado Elemental, cursando guitarra eléctrica (foto) y flauta travesera, respectivamente. Para celebrarlo, y como premio de final de curso, les he regalado una camiseta de Musiqueando con María con uno de los tres nuevos diseños que he preparado durante los últimos meses (el primero fue éste):

Marcela y Uxía con camisetas McM

Marcela y Uxía con camisetas de McM

Desde aquí, y una vez más, les doy las GRACIAS por haber confiado en mí: en el caso de Marcela durante los tres últimos años, y Uxía durante este curso. Tanto ellas como todos vosotros tenéis la puerta abierta para asistir a clases de Musiqueando con María, sea cual sea vuestra edad y nivel de música.

¡Un abrazo y hasta la próxima!