Beneficios de la música en los niños

Éxito música

Los beneficios de la música en los niños son de sobra conocidos. Numerosos estudios se han hecho eco de ello.

Inteligencia: la música ayuda a crear conexiones de neuronas en el cerebro, estimulando la inteligencia y la capacidad de aprendizaje, en especial de la lectura, de las matemáticas y del habla:

  • Lectura: los niños que estudian música aprenden más fácilmente a leer, y esto les da una ventaja en la escuela.
  • Matemáticas: está científicamente demostrado que la música potencia nuestra lógica. Nos ayuda a resolver problemas matemáticos y razonamientos complejos.
  • Habla: practicar música fortalece el habla, mejorando la habilidad formar frases y hablar con fluidez.

Perseverancia: la música es un lenguaje complejo que presenta sus dificultades. Estudiando música los niños tienen que esforzarse y ser perseverantes para lograr un objetivo. Así es como aprenden a no frurstrarse cuando algo no les sale tan fácilmente, a tener confianza en sí mismos para seguir luchando.

Buenos modales: a través de la música se aprenden valores sociales como compartir, escuchar y respetar a los demás.

Expresión de emociones: la música es un arte abstracto que nos permite expresar emociones y sentimientos sin necesidad de hablar. Nos enriquece el alma y el intelecto.

Concentración: la música aumenta la capacidad de memoria, atención y concentración, habilidades claves para cualquier oficio en la vida.

Habilidades físicas: el aprendizaje de la música también implica actividad física que mejora el equilibrio, la coordinación y la precisión.

                  niños jugando con instrumentos

 

 

Cuando la lluvia se convierte en música

Dresden posee un edificio con características muy singulares que produce música cuando llueve. El Funnel Wall está situado en el Kunsthof-Passage, en Neustadt, distrito estudiantil de Dresden, y es uno de los principales atractivos turísticos del barrio. La  zona, que tiene pequeñas plazas y calles decoradas por artistas y que está plagada de terrazas y tiendas de artesanías suma, al encanto de sus calles la peculiar fachada del edificio musical.

funnel wall

Funnel Wall

Recorre todo el frente de la construcción, un singular sistema de canalones y conos metálicos que ofician de trompetas (Funnel Wall significa ‘pared embudo’) y el recorrido del agua de lluvia hace que las tuberías ‘toquen música’ con lo cual se convierte además, en un auténtico espectáculo visual.

 

El grito de la guitarra

La obra más universalmente conocida de Edvard Munch es «El grito», una litografía que publicó en la revista La Revue Blanche en el año 1895, que tiene un significado autobiográfico, reflejando un paseo en Oslo. A continuación os muestro una parodia de la obra:

El grito musical

El grito de la guitarra

«Caminaba yo con dos amigos por la carretera, entonces se puso el sol; de repente, el cielo se volvió rojo como la sangre. Me detuve, me apoyé en la valla, indeciblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el fiordo negro azulado. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atrás temblando de miedo y sentí el grito enorme, infinito, de la naturaleza». (Fuente: Grandes pintores del siglo XX. Ed.Globus).

El propio Munch es el personaje de rostro cadavérico, paralizado con una mueca de terror, que se tapa los oídos y lanza una mirada perdida, como una llamada de socorro al espectador, expresando una incomunicación aterradora.

El grito Munch

«El grito» (E.Munch)

Su obra se ha considerado como un canon del Expresionismo, donde el pintor considera que la realidad hay que experimentarla desde el interior más profundo. Utilizando la expresividad del trazo y la deformidad del color para expresar la emoción.

El arte nos ayuda a comprender al ser humano:

«En mi arte he intentado explicarme la vida y su sentido, he pretendido ayudar a los demás a entender su propia vida».

(Fuente: Rogelio Altisent. «Las emociones según Munch». Rogelio Altisent – Diario Médico).

Acordes tríadas de galleta

A menudo alumnos, amigos y seguidores de mi página me comentan lo mucho que les sorprende mi metodología docente, sobre todo aquella relacionada con los juegos musicales. Pues bien, es el resultado de invertir muchas horas navegando por Internet, dándole vueltas a la cabeza para personalizar las ideas y adaptarlas al nivel y circunstancias de cada alumno y, lógicamente, comprando los que considero mejores libros de música y material muy variado.

Para que veáis cómo funciona este proceso os voy a mostrar una de las ideas que tengo en mente, en este caso para enseñar los diferentes acordes tríadas: una día cualquiera, ojeando fotos musicales por la red, encontré esta curiosa foto en la que aparecen acordes tríadas elaborados con galleta, la guardé y ahora estoy pensando en trabajar dicho tema con plastilina, por ejemplo. Es posible que algún alumno se ponga las botas próximamente aprendiendo música…

Acordes tríadas de galleta

¿Adivináis de qué obra se trata?

A continuación tenéis una imagen con la posición de los dedos en el teclado, por si alguno de vosotros se anima a tocarlo. También os doy dos pistas y la solución, pero no hagáis trampa…

  • Primera pista: Beethoven.

Pensad, pensad… ¡haced memoria!

  • Segunda pista: «Appasionata».

¿Lo habéis identificado? ¡Eso es, el 3º Movimiento! Aquí tenéis el vídeo de la Sonata para piano «Appasionata», op 57, nº 23-III, Allegro ma non troppo-Presto, interpretado por Valentina Igoshina.

Musiqueando con María ofrece clases de música y de Ed. Primaria

Publicidad Musiqueando con María

Tengas la edad que tengas, en Musiqueando con María puedes aprender música, tanto de forma práctica como teórica. ¿A qué esperas para apuntarte? Llama al teléfono 617174493 y pide información sin compromiso.

Actualmente están recibiendo clases de música alumnos con intereses muy variados: 

– alumnas de conservatorio, entre ellas Marcela y Marta, para adelantar los contenidos del temario, llevando el curso de forma más relajada, o reforzarlos en caso de que sea necesario.

– Sofía y Laura son estudiantes de la E.S.O. y de Bachiller, respectivamente, quienes están aprendiendo piezas de diferentes estilos (pop, clásica, folk, baladas metal…). Todos contribuimos a la elección de las mismas.

– Por otro lado, Inés y Érika (7 añitos) reciben sus primeras lecciones musicales personalizadas. A esta edad están preparadas ya para asimilar contenidos algo más complejos pero no menos interesantes que los de infantil (aprenden a leer partituras, a improvisar, etc.).

– Por último, cabe destacar a los alumnos más pequeños, de 4, 5 y 6 años, quienes aprenden música jugando con instrumentos, viendo vídeos y realizando actividades artísticas (colorear, pegar fichas, etc.), y adultos (Lilí-55 y Luis-68) quienes os puedo asegurar que en en menos de un año tocaban ya el piano con manos juntas y avanzan mes tras mes (¡están encantados!).

Nota: imagen creada por Mariano Roda Maiquez, licenciado en Bellas Artes  e Historial del Arte: https://elpincelconlienzo.wordpress.com/catalogo-y-precios/